fbpx

A pesar de que el trabajo sexual es legal y regulado en Alemania, la pandemia del coronavirus ha dejado a sus trabajadoras en una situación precaria.