fbpx

Cuando ya tenía en su cabeza la teoría de la evolución, en octubre de 1846, Darwin la dejó a un lado y se dedicó a su gran pasión: los percebes. Intrigado por su peculiar vida sexual, se dedicó en exclusiva a estudiarlos cada día durante ocho años.