fbpx

Investigadores japoneses depositaron una bacteria en el exterior de la Estación Espacial Internacional para probar la hipótesis y sobrevivió tres años