fbpx

La fórmula Curie pasó a la siguiente generación. Su hija Irène siguió los pasos de su madre: fue su aprendiz en el frente de la Primera Guerra Mundial y siguió estudiando la radiactividad hasta ganar el Nobel con un asistente de lujo, su abnegado marido.