fbpx

La respuesta rápida y contundente parece ser la clave de las envidiables cifras de Nueva Zelanda en la pandemia de COVID-19: menos de 1.700 contagios y 22 muertes. Pero, ¿es exportable su modelo?