fbpx

Las células nasales sensibles al olor son vulnerables al coronavirus, lo que sugiere que podrían ser el punto de inicio de la infección.