fbpx

Las Vegas nunca hubiera sido “la ciudad de las luces” sin la ingeniosa mezcla de avances físicos y químicos que ideó Georges Claude. Nacido hace 150 años, hizo de las luces de neón un invento práctico y viable, como Edison con la bombilla: