fbpx

Los neutrinos ya son un poco menos esquivos: el Super-Kamiokande japonés tiene una nueva arma para «capturarlos», el gadolinio