fbpx

Piratas informáticos podrían ayudar al gobierno estadounidense a encontrar vulnerabilidades en el sistema electoral a usarse en 2020.