fbpx

Ramón y Cajal podría haber recibido un segundo premio Nobel. Pero sus colegas no le creyeron y su otro gran descubrimiento no se reconoció hasta mucho después de su muerte, un día como hoy en 1934.