fbpx

Tesla entró en el siglo XX por la puerta grande y quiso hacer realidad el más grande de todos sus inventos, la torre Wardenclyffe: el centro de un futurista sistema de telecomunicaciones mundial. En menos de un año el proyecto lo hundió: