fbpx

Un estudio encontró que la principal fuente de errores en la determinación de la posición espacial, es una percepción “ruidosa” de la velocidad a la que nos movemos.