fbpx

Una ex empleada de Facebook exhibe cómo la red social es indiferente a la manipulación política mundial